MIRA AL HORIZONTE

ESTE, ES UN BLOG DE SUEÑOS Y DE ALEGRIAS, DE CARRERAS, DE RUTAS Y DE ILUSIONES, TAMBIEN DE NOSTALGIAS, DE NUBES QUE AVANZAN RAUDAS JUNTO AL MAR, DE SOLES QUE CUBREN CIELOS ENCAPOTADOS, DE RISAS Y DE MISTERIOS, DE VIEJAS HISTORIAS DEL PASADO, DE ILUSIONES PERDIDAS Y DE OTRAS ENCONTRADAS, DE ENCRUCIJADAS JUNTO AL VIENTO EN LA FRONTERA MISMA DE LA VIDA...ESTE ES UN BLOG PARA EL QUE QUIERA CORRER, LEER, ESCUCHAR E IMAGINAR.

Seguidores

lunes, 8 de agosto de 2016

EL HUMEDO ESCAPARATE DE FLORES

Una mañana, en la pequeña floristeria del centro de la ciudad...


Con cierta pereza, Ñito cortó unos cuantos tallos y dejó las enormes tijeras de podar en el cajón del mostrador. Había tallos muy largos, demasiado largos, tan robustos y tan fuertes que crecían como si quisieran escapar de los demás huyendo hacia el cielo. Pese a la gran pereza que le dominaba, Ñito cortaba los tallos con espíritu encomiable, todos debían estar igualados y perfectamente alineados, como si de un pequeño ejercito de finos palitos de igual condición y rango se tratara. Cuando terminó con los tallos, Ñito se concentró en las macetas, con las manos y con gran delicadeza, las limpió y las dejó vacías de hojas secas, luego, comenzó a barrer. Instintivamente, y mientras se paseaba por la tienda con la escoba de paja entre sus manos, Ñito acarició una de los hojas, tal vez la mas grande, su tacto era suave y terso, y tenía una fina pelusilla blanca que cubría toda su superficie. A Ñito le encantaba acariciar las plantas con las yemas de sus dedos, y lo hacía con gran deleite, como si entre las plantas y él existiera algo mas que ese cariño simple e inocente, el cariño que queda exento de cualquier atadura moral o física..

                                                                    ***

Puedo hablar con las plantas, ...en la quietud, las escucho, hablan un idioma susurrante, difícil de captar, como un bisbiseo, pero yo lo capto. Cuando están tranquilas, emiten pequeños sonidos, leves chasquidos al chocar unas hojas contra las otras, y se mueven, ¡Si, se mueven!, ¡Esto es algo científico!, son seres vivos en continuo crecimiento que se desarrollan como cualquier otro, muy lentamente. Yo puedo ver ese proceso, o al menos, puedo imaginarlo, como si fuera una cámara de video, activo el “avance rápido” y acelero la visión; crecen los brotes, algunos capullos se hinchan y se abren convirtiéndose en flores y las hojas secas se desprenden tristemente cayendo al suelo. Es como ver un programa de televisión del Nacional Geografic, dejo la cámara fija en un punto y veo como la vida pasa muy rápido; un chispazo y...¡zas!


                                                                     ***

Un poco aburrido, Ñito dio dos o tres vueltas mas por interior de su tienda, luego, se acercó al escaparate y sin darse cuenta, puso las manos en el cristal dirigiendo su mirada a la calle, pero no pensó en nada, pareciera como si la escoba, además de las hojas secas del suelo, hubiera barrido también sus pensamientos, solo sus ojos eran capaces de seguir con parsimonia el lento transitar de algún viandante...Poco después, dando lentos pasitos, se dirigió al fondo de la tienda, a la parte mas profunda, un espacio reducido y frío, muy húmedo, donde apenas llegaba la luz y todo estaba siempre oscuro, Ñito se detuvo allí un instante, observó a su alrededor y lanzó una mirada global a todo lo que le rodeaba, como si mostrara el control de sus dominios a su propio cerebro. Poco después se alejó de allí y salio al rellano para inspeccionar la ciudad, permaneció allí unos cinco minutos, meditando, observando... su mente parecía ahora mas despejada, como el cielo que emerge limpio, barrido de nubes, después de una tormenta. Por fin, cuando se cansó de todo esto, regreso al mostrador y se sentó tras él. 
En la parte central de la floristeria, enfrente mismo de la trastienda, Ñito tenía una silla diminuta, perfecta para un colegial de unos seis o siete años de edad, era metálica y con el respaldo de madera ennegrecido, no era una silla cómoda, mas bien todo lo contrario, aunque si acogedora, debido a su aspecto, parecía una planta mas, el oxido semi-verdoso le infería un toque silvestre y su tacto era pegajoso y rugoso como el de algunos helechos. Aquella silla era el mejor punto de observación de la tienda, sentado en ella, en el centro exacto de la floristeria, todo quedaba bajo un amplio espectro visual. 

Alrededor de Ñito, en la pequeña floristeria del centro de la ciudad, no hay mas que plantas; enormes ficus, cactus de aspecto agresivo, rosales de todo tipo, modelos para centros de mesas, maceteros, orquídeas, claveles frescos, narcisos jóvenes, crisantemos vagamente dorados... siempre huele a tierra y a humedad, pero el ambiente es fresco y apacible. Allí dentro, en el pequeño mundo de flores de Ñito, el tiempo no pasa, solo se desplaza al ritmo de un caracol...

                                     
                                          pequeña floristeria del centro


Continuara...

No hay comentarios:

Publicar un comentario