MIRA AL HORIZONTE

ESTE, ES UN BLOG DE SUEÑOS Y DE ALEGRIAS, DE CARRERAS, DE RUTAS Y DE ILUSIONES, TAMBIEN DE NOSTALGIAS, DE NUBES QUE AVANZAN RAUDAS JUNTO AL MAR, DE SOLES QUE CUBREN CIELOS ENCAPOTADOS, DE RISAS Y DE MISTERIOS, DE VIEJAS HISTORIAS DEL PASADO, DE ILUSIONES PERDIDAS Y DE OTRAS ENCONTRADAS, DE ENCRUCIJADAS JUNTO AL VIENTO EN LA FRONTERA MISMA DE LA VIDA...ESTE ES UN BLOG PARA EL QUE QUIERA CORRER, LEER, ESCUCHAR E IMAGINAR.

Seguidores

lunes, 18 de septiembre de 2017

CAPITULO 9: SE DETUVO EL TIEMPO...

Luis dijo algo de un viaje a Requena...

Te llamaré el lunes Eva, cuando volvamos a casa, tenemos que visitar a mi tía y llegaremos ya por la noche...
Vale...pero llámame, no te olvides, eh
Te llevo a casa Eva, anda, móntate en el coche, que ya es tarde
No, no te preocupes, no hace falta...prefiero andar un rato, ya sabes que me gusta andar y además hace muy buena noche...

Luis miró hacia arriba, como solía hacer siempre, pero esta vez allí arriba no había nada, ni flores, ni estatuas, ni siquiera estaba cerca la gárgola del río; aún así, sus ojos contemplaron por un instante la inmensidad del firmamento, no había luz en el cielo, solo oscuridad, y sus ojos reflejaron algún brillo perdido de las estrellas.

(Se detuvo el tiempo y en sus ojos, dejé olvidado mi corazón)

Una ráfaga de viento, aislada y cálida, movió mi pelo...Luis entonces bajó de las estrellas y fijó sus ojos en mi rostro, que como dos luciérnagas verdes juguetearon a mi alrededor; luego, toco mi pelo y acarició mi cara, yo acomodé mi mejilla sobre la palma de su mano, tan fría...tan cercana...(siempre tan cercana), su mano quedó impresa sobre mi piel como un tatuaje eterno...

Recuerdo el cielo azul confundido con el verde fugaz de los árboles, y ese cielo, cada vez menos azul y más negro, y los arboles, olvidando su verde para convertirse en negras siluetas perfiladas sobre el horizonte oscuro de la ciudad; recuerdo como las calles dormían anestesiadas por el cansancio del día que tocaba a su fin, y recuerdo como el sol, muy vago, echó un ultimo rayo tenaz sobre la luna, llenando el crepúsculo de esponjosas nubes de algodón de azúcar.

Un beso...muy largo
Otro y otro...
(Te llamaré...desde las estrellas)
(Aquí estaré...cerca de la luna)


Me aferré a una flor y desde allí, trepé hasta la luna



Continuará




sábado, 2 de septiembre de 2017

CAPITULO 8: ANGELES ALADOS



Imaginé sin esfuerzo aquella figura tan negra oculta en la tenebrosa noche; la imaginé rodeada de soledad, de viento y de frío, de estrellas diminutas que como puntos muy lejanos colgaban del firmamento, la imaginé iluminada por el velo poético de la luna y por las furtivas y anaranjadas luces de las farolas; pude ver un coche pasando cerca de ella, noté el leve rubor de su motor al circular tímido en la noche, y solo por un instante la iluminó dejándola deslumbrada por el exceso de luminosidad a destiempo... y también vi un avión, muy rápido, surcando el cielo, pasando muy alto por encima de las abiertas fauces de la figura, vi luces de colores en los extremos de sus alas, parpadeaban y avanzaban mordiendo la oscuridad, se escachaba el rugido lento de sus potentes motores, planeaba por la ciudad descendiendo hacía el aeropuerto al igual que un ave planea sobre la superficie tranquila del mar...

De pronto mi imaginación viró; vi como la figura refulgía en una especie de brillo extraño, alrededor de ella, el aire se puso a vibrar repleto de chispas, y todo lo demás se esfumó; ni las luces, ni las estrellas, ni el avión...ni siquiera la ciudad, solo la figura alada envuelta en eléctricas centellas de color blanco y azul, -me estremecí al comprobar que mi imaginación tenía el control, que todo surgía de mi mente como si emergiera de una pantalla de televisiónal poco, la figura comenzó a moverse, todo su cuerpo crujió al desentumecer los músculos, y entonces, estiró el cuello para alzarse sobre si misma, se hinchó y se crispó como una fiera enjaulada; después, abrió la boca y la cerró como si tratara de encajar su mandíbula entumecida por el desuso -yo permanecía en silencio, observando la escena, carente de cuerpo, dominada por aquella sucesión brutal de imágenes encarnadas en mi mente, entonces toqué a Luis, me apretuje contra él, horadé con los pies la tierra blanda del suelo, todo seguía ahí, la propia realidad, pero mi mente continuaba firme e independiente en su extraña proyección- al fin, la gárgola rugió, su eco sonó denso retumbó como un trueno chocando de un lado a otro por los invisibles muros de aquel mundo onírico; y sus alas, trémulas y un poco torpes, se agitaron y se batieron al viento al sentirse libres de su cárcel de piedra, y al extenderlas, resultaron tan majestuosas que el propio aire se estremeció mientras ululaba ante la atónita mirada de la luna...

Luis me toco la frente y me acarició el pelo con ternura...¡Eh..que tal, te has quedado casi dormida eh..!, dijo, mientras recorría con su mano, muy dulcemente, toda mi cabeza.

No...que va, estaba imaginado cosas raras sobre la gárgola esa de ahí..-mi voz sonó un poco ronca, como si emergiera directamente de aquel mundo absurdo creado por mi mente.

Me espabilé, me incorporé, estiré los brazos, alargué las piernas, al igual que hacen los perros después de una gran siesta, moví el cuello de un lado a otro...y exhalé un pequeño grito mientras sonreía; -¡Eiiiiiiiiiiiiiiiiiiaaaaaaaa...que gusto da volver a la realidad! -dije bromeando y me giré hacia Luis que me miraba como deleitándose por mis acciones, luego añadí, -¡Chico, que tienes con la dichosas gárgolas que te quedas ahí pasmado mirándolas!.
¡Eva, a que puedo adivinar todo lo que has estado soñando, o pensando...o imaginando, ya veras como si! -dijo Luis, muy juguetón, acentuando su tono esquivo y algo misterioso de toda la tarde...Y ante mi sorpresa, relató punto por punto toda mi ensoñación.
¡Muy perspicaz, Luis! -incidí yo con ironía -tiene su lógica, ¿no?, imaginar que una figura tan grande y esbelta cobra vida y se lanza por las calles ano se sabe que fechorías, y si ves la figura y la imaginas en la oscuridad, lo primero que piensas es eso...¿no Luis?, y mi mente lo ha pillado enseguida...eeehh, y tú, muy hábilmente, lo has deducido y ahora te quieres quedar conmigo, ¡que no soy tan tonta, ehh y ya nos vamos conociendo!..-Luis no dejo de observarme, muy entretenido, durante todo mi discurso que acabé con un extensoehhhhhhhde fingido reproche, él entendió mi broma y rió alegre..
-Si, Eva, tienes razón -continuo sin dejar de reírse y haciendo unos gestos bastante exagerados con los brazos- pero no me digas que no te ha impresionado, con sus robustos músculos tensos como poleas, y esas fauces tan abiertas y amenazantes...y no me digas que no has sentido temor y una atracción inexplicable, no me digas que no te has sentido pequeña ante esa fuerza de la naturaleza, oscura y a la vez, sublime; es la mitología Eva, lleva un mensaje encriptado que cala en el alma del ser humano, toca resortes de nuestra esencia que.. .están ahí, aunque nosotros no lo sepamos y por eso tiene su lógica.
¡Que si, que si!, que el bicho ese tiene un atractivo indefinible, eso es verdad..-añadí yo, un poco cansada ya del tema de la gárgola, y entonces, como un resorte, me puse de pie, me situé frente a Luis, le agarré por los brazos, los estiré con fuerza para que se levantara y le dije; -Vaaaaaaa, levántate ya que se esta haciendo de noche y ahora mismo la gárgola esa se va de marcha- yo me reí y le miré, él se rió y me dio un beso...ambos nos quedamos, por un instante, transidos y embelesados, contemplado la hermosa figura de la gárgola del río, quieta y silenciosa, quien sabe si ya por poco tiempo...

Luis se puso en pie de mala gana... los dos comenzamos nuestro camino de vuelta la coche. Hubo unos instantes de incomodo silencio, ambos nos quedamos sin saber bien que decir, solo andábamos sumidos cada uno en nuestras cosas. Finalmente y para romper ese incomodo hielo , yo le pregunté; -¿Y tú, como sabes tanto de las gárgolas y desde cuando te interesan esos temas?
-No se, siempre me han gustado esas figuras- contestó él- todas, las de las iglesias, las de las catedrales, las que hay en los edificios históricos...fíjate en la Lonja, Eva, allí hay muchas. Luis se mostraba entusiasmado con el tema y me estrujó fuerte con sus brazos, luego añadió; me gusta su mensaje y su esencia, me resulta reconfortante contemplarlas, es como si me identificara con ellas; mientras Luis me hablaba, me miró varias veces y en su mirada noté una vaga sensación de lejanía, su mirada estaba ya lejos, realizando algún tipo de viaje...

De pronto, noté un escalofrío.

(Sus ojos están dentro de mi, y tras esa telilla, leve y acuosa, viven sus abrazos)

¿Sabes que fueron los griegos los que las inventaron y los primeros en utilizarlas, Eva? 
-afirmó él, cada vez mas animoso con sus explicaciones sobre el tema- para ellos, representaban una raza de antiguos guerreros, muy aguerridos y que transformados en piedra ayudaban al hombre al caer el día, en las horas en las que los humanos estamos más indefensos...así, mientras brilla el sol, permanecen inmóviles y cuando llega la noche cobran vida y vuelan majestuosas por el cielo brindando protección a los desfavorecidos..
Vaya...entonces son como los super héroes de la antigüedad, no.. -exclamé yo, con cierto tono de burla, pero en broma-; viene a ser, más o menos,la función que hace hoy Batman. ¿no?.
Bueno, es algo más simbólico -prosiguió él -más espiritual, prefiero pensar que nos brindan una protección más bien invisible...como si fueran ángeles de la guarda
Y tú, realmente crees en eso, Luis...piensas que existen esos ángeles alados que nos protegen..
¿Por que no? -exclamo él -acaso no has sentido alguna vez como un milagro a tu alrededor, algo inexplicable que te ha salvado la vida, esa décima de segundo que te salva de un atropello, o esa decisión, que tomas por casualidad y que te conduce por el camino adecuado evitando una desgracia.. ¡No te ha pasado nunca!, piénsalo Eva.

Yo me calle..se me ocurrían algunos ejemplos, pero me calle, no dije nada.

Entonces, guiada por el instinto, me giré para mirar atrás, ya estábamos casi en el Palau y ahora la fuente bailaba una danza musical y luminosa. Los patinadores ya no estaban, habían sido sustituidos por paseantes, por corredores y por niños juguetones que merodeaban de un lado a otro correteando y chillando; a mis espaldas, recortada en el cielo de la ciudad, despejado y muy oscuro, pude ver la negra figura del monstruo alado, la busqué con la mirada, como si temiera no encontrarla, pero allí estaba, ten esbelta como un rato antes, pero mas lejana. Por alguna razón, quise verla más tiempo, atraparla con la mirada, guardarla en mi interior para que así me protegiera de todos aquellos fantasmas de las horas nocturnas; y así, todo fue encajando, fue como si aquellas teorías de Luis, de pronto, tuvieran un sentido. ¡Cuatro ángeles de la guarda en plena cuidad! -pensé-...apostados como guardianes en las cuatro esquinas del Puente del Reino, me pareció algo muy apropiado y en definitiva, muy romántico.

Luis notó mi gesto y me imitó, el también miró atrás y luego giró sus ojos hacia mi, percibí un fulgor difuso que me turbó, en su interior encontré la llama de un fuego oculto que no entendí, su mirada reflejaba la mezcla de colores de la fuente del Palau, colores que aleteaban por su cornea como su quisieran pintar sus pensamientos...luego, me apretujó contra él y entonces sus ojos brillaron sin esconder nada, acaso un dulce esbozo de felicidad, y sentí su abrazo tierno como una protección suave contra el templado frío que ya caía húmedo sobre las calles de la ciudad.

-¡Vaya con las gárgolas!, -continué yo, por seguir con la conversación, mis palabras sonaron curiosas e inquisitivas...-Y, Luis, si es cierto lo que dices de los griegos, entonces..¿que pintan las gárgolas en las catedrales o en los templos cristianos?.

-Je,je..ya veo que al final te ha picado la curiosidad -dijo él, muy risueño y sin dejar de envolver mi pequeño cuerpo con sus brazos- es fácil Eva, el mito se pierde durante algunos siglos y es rescatado por los cristianos con la llegada del gótico, en la iconografia cristiana representan a demonios, diablos y dragones en cuyo interior se esconden las almas de los condenados y representan un aviso para los pobres pecadores, es como decir: ¡Mira, si te portas mal, te pasará esto!, por eso son tan feos y están sufriendo horribles tormentos, ya ves...se trata de un mensaje moralista, aunque también hay algunas que se ríen o tocan instrumentos musicales o incluso, aparecen en actitudes burlonas o groseras, en el fondo, no dejan de ser un misterio.
-Ya veo..dije yo, ¡pues prefiero mil veces la teoría de los griegos!, me parece mas práctica, por aquello de la protección, es como si las gárgolas griegas, las protectoras, lucharan contra las de los cristianos, esas almas malvadas encarnadas en demonios y que solo quieren meter miedo..¿no crees Luis? -y me reí, como si yo misma me diera cuenta de la originalidad de mi propia teoría.

-Je,je..muy graciosa..acabamos en lo de siempre, la lucha del bien contra el mal, eh, Eva..

-Si, la eterna lucha de todos los tiempos -añadí yo, con un tono algo sublime, y por fin, sostuve la mirada de Luis hasta que ambos nos echamos a reír sin saber muy bien por qué...


Continuará...